martes, 23 de octubre de 2012

Cancionero – Pequeña Serenata Diurna

La siguiente es una canción de esas que cala profundo en los huesos.  De esas que uno escucha y pueden pasar dos cosas mutuamente excluyentes, o bien la disfrutas al máximo o bien la sufres porque estás del otro lado de la canción.  Mis queridísim@s lectoræs, l@s invito a escuchar una canción estupenda de Silvio Rodríguez, los dejo con Pequeña Serenata Diurna.  Dedicada especialmente a l@s muert@s de mi felicidad :)

Vivo en un país libre,
cual solamente puede ser libre
en esta tierra, en este instante,
y soy feliz porque soy gigante.

Amo a una mujer clara
que amo y me ama
sin pedir nada o casi nada,
que no es lo mismo pero es igual.

Y si esto fuera poco,
tengo mis cantos que poco a poco
muelo y rehago habitando el tiempo,
como le cuadra a un hombre despierto.

Soy feliz, soy un hombre feliz,
y quiero que me perdonen,
por este día, los muertos de mi felicidad.

 

Debido a que un comentario me llamó la atención, publico lo siguiente:  El país, en mi interpretación de la canción soy yo mismo, es mi vida.  Y los muertos de mi felicidad, son quienes pasaron por mi vida, pero debieron abandonarla por alguna razón.

2 comentarios:

  1. Se vuelve muy poética sobre todo cuando nos damos cuenta que ese país libre al que le canta Silvio no es otro sino Cuba, y los muertos de su felicidad son los muertos de Playa Girón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es aún más poderosa cuando dejas ese tipo de cosas de lado y ves el país como tú mismo y los muertos de tu felicidad como todas aquellas personas que han pasado por tu vida y que por una razón u otra han tenido que dejar de formar parte de ella.

      A Cuba, lamentablemente, lo oprimió un régimen totalitario y desalmado durante más de medio siglo, pero eso, con el favor de Dios, está a punto de acabar.

      Eliminar

Deja tu comentario, nada es más gratificante que saber que algo de lo publicado en este blog resonó de alguna forma en tí!